El Consejo General del Poder Judicial ha dado a conocer estos días La Sentencia de 10 de diciembre de 2019 de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, con una gran  transcendencia en el contenido de los registros de la jornada.

La sentencia desestima la Modificación Sustancial de las Condiciones de Trabajo  de carácter colectivo que solicitaba CCOO, contra GALP ENERGIA ESPAÑA, SAU,  por la  implantación de un nuevo registro de jornada. La Sala fundamenta el fallo  alegando que  queda probado que NO se ha acreditado, en ninguno de los casos, la existencia de una condición previa que se vea alterada por el registro de la jornada, condición “sine qua non” para que se dé la sustancialidad de la modificación.

El conflicto se centró en los siguientes puntos:

  1. CCOO entendía que el cómputo de tiempoderivado de la implantación del sistema de registro de jornada no afectara a las pausas para fumar, tomar café y desayunar, que,  hasta entonces se integraban como tiempo de trabajo dentro de la jornada y no se fichaba ni se descontaba.
    La Sala lo desestima porque considera que “la  empresa lo  venía tolerando, por una mera política de confianza empresarial en virtud de la cual cada trabajador es responsable de desarrollar la jornada comprometida, sin que quepa deducir que  la empresa reputase dichas interrupciones de la prestación de servicios como de trabajo efectivo, entre otras cosas, porque no existía un efectivo control y seguimiento de la jornada desarrollada por cada trabajador, anterior a la implantación del registro de la jornada.”
  1. Según la representación sindical solicita la anulación de que la prolongación de la jornada diaria/anual fuera de lo establecido en el calendario laboral (horas extraordinarias) queden supeditadas al requisito previo de autorización y no a la realización efectiva.
    La Audiencia constata que  no es más que la forma en la que la empresa ha decidido expresar su consentimiento al respecto,  no considerando alterada ninguna condición previa, porque no se acredita que en estos casos la realización de una jornada más allá de la jornada quedase al arbitrio del trabajador.
  1. Para el Sindicato La decisión de que el tiempo invertido en realizar un viaje de trabajo no compute como jornada laboral y no regresa al centro de trabajo, computándose el día de viaje a 7h y 45 minutos, queda acreditado que la empresa si reconoce el trayecto de ida como tiempo de trabajo, pero no el de vuelta puesto que la empresa obliga a pernoctar ese día en el lugar al que se desplace el trabajador, abonándose los consiguientes gastos de dietas y desplazamiento.

Se observa con esta sentencia, entre otras, un cambio en la línea jurisprudencial desde la implantación de la Obligatoriedad del Registro de la Jornada, sobre el contenido del mismos, los tiempos de trabajo, las políticas de confianza empresarial, computo y reconocimiento de horas extraordinarias ……etc., que habrá que observar como evoluciona.

Noelia Rodríguez Villafañe
Departamento Laboral
AlcosAgemes S.L.