¿Qué es una factura?

Una factura es un documento mercantil que refleja toda la información de una operación de compraventa.

Este documento sirve como prueba de que un producto o servicio se ha entregado y, a su vez, como recibo para que dicho producto quede pagado.

La factura es el único justificante fiscal, que da al receptor el derecho de deducción del impuesto IVA.

¿Cuántos tipos de facturas existen?

Existen cuatro principales tipos de factura que existen a día de hoy y desde la asesoría Alcosagemes, queremos contarte cuales son:

  1. Facturas simplificadas

Es el tipo de factura que actualmente sustituye al antiguo ticket de compra. (El que obtienes en cualquier establecimiento).

La Agencia Tributaria solo lo acepta en cuatro supuestos:

    • No superar los 400 euros (IVA incluido).
    • Si se ha recibido una autorización del Departamento de Gestión Tributaria.
    • Al registrar una operación comercial en la que el Reglamento de Facturación permita la emisión de tickets (No superando 3000 euros IVA incluido).
    • En facturas rectificativas.
  1. Facturas rectificativas

 Las facturas rectificativas facturas de abono, son los documentos que se emiten con la intención de modificar o ampliar una factura original.

Se emplea en los siguientes casos:

    • Corregir un factura cuando esta no cumple con los requisitos legales.
    • Corregir un importe de una factura emitida.
    • Cuando la cuota tributaria se ha calculado mal.
    • Cuando existe un impago en una factura y queramos recuperar el IVA.
    • Devolución parcial o total de un pedido. 
  1. Facturas ordinarias

Son las facturas estándar, las más usadas por todos.

Este tipo de facturas son una prueba física de una operación comercial, como puede ser una compra, una venta o la prestación de un servicio.

  1. Facturas recapitulativas

Este tipo de facturas permite agrupar diferentes operaciones comerciales realizadas para un mismo cliente dentro de un mismo mes natural.

Este tipo de facturas deben cumplir con una serie de requisitos:

    • Las facturas que agrupamos deben adjuntarse a la nueva factura recapitulativa y debe ser anuladas.
    • Debe cumplir las mismas obligaciones legales y fiscales que una factura ordinaria.
    • Debe mostrar una descripción de todas las operaciones y servicios que esta agrupando, el valor total de las ventas del mes y el importe económico para cada una de ellas.
    • El importe no puede superar los 3.000€ en el caso de hacer una factura recapitulativa sobre facturas simplificadas.