Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia (BOE 253, de 23 de septiembre de 2020)

 

Desde la asesoría Alcosagemes en León con oficina en Madrid, os queremos notificar la entrada en vigor del Real Decreto Ley de trabajo a distancia, que entra en vigor el 13 de octubre del 2020.

 

Ámbito de aplicación.

“Se entenderá que es regular el trabajo a distancia que se preste, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del treinta por ciento de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo.”

Durante la pandemia no se considerará trabajo a distancia, aunque se exige a las empresas la dotación de medios necesarios a los empleados.

“En los contratos de trabajo celebrados con menores y en los contratos en prácticas y para la formación y el aprendizaje, solo cabrá un acuerdo de trabajo a distancia que garantice, como mínimo, un porcentaje del cincuenta por ciento de prestación de servicios presencial, sin perjuicio del desarrollo telemático, en su caso, de la formación teórica vinculada a estos últimos.”

Voluntariedad

El trabajo a distancia “será voluntario para la persona trabajadora y para la empleadora” y requerirá la firma de un acuerdo formal entre ambas partes, que en ningún caso podrá imponerse. Además, se contempla la reversibilidad para la vuelta a la modalidad de trabajo presencial.

“La negativa de la persona trabajadora a trabajar a distancia, el ejercicio de la reversibilidad al trabajo presencial y las dificultades para el desarrollo adecuado de la actividad laboral a distancia que estén exclusivamente relacionadas con el cambio de una prestación presencial a otra que incluya trabajo a distancia, no serán causas justificativas de la extinción de la relación laboral ni de la modificación sustancial de las condiciones de trabajo.”

Acuerdo

El acuerdo de teletrabajo deberá formalizarse por escrito (en el contrato o un anexo) y se incluirá:

  1. a) Inventario de los medios, equipos y herramientas que exige el desarrollo del trabajo a distancia concertado, incluidos los consumibles y los elementos muebles, así como de la vida útil o periodo máximo para la renovación de estos.
  2. b) Enumeración de los gastos que pudiera tener la persona trabajadora por el hecho de prestar servicios a distancia, así como forma de cuantificación de la compensación que obligatoriamente debe abonar la empresa y momento y forma para realizar la misma, que se corresponderá, de existir, con la previsión recogida en el convenio o acuerdo colectivo de aplicación.
  3. c) Horario de trabajo de la persona trabajadora y dentro de él, en su caso, reglas de disponibilidad.
  4. d) Porcentaje y distribución entre trabajo presencial y trabajo a distancia, en su caso.
  5. e) Centro de trabajo de la empresa al que queda adscrita la persona trabajadora a distancia y donde, en su caso, desarrollará la parte de la jornada de trabajo presencial.
  6. f) Lugar de trabajo a distancia elegido por la persona trabajadora para el desarrollo del trabajo a distancia.
  7. g) Duración de plazos de preaviso para el ejercicio de las situaciones de reversibilidad, en su caso.
  8. h) Medios de control empresarial de la actividad.
  9. i) Procedimiento a seguir en el caso de producirse dificultades técnicas que impidan el normal desarrollo del trabajo a distancia.
  10. j) Instrucciones dictadas por la empresa, con la participación de la representación legal de las personas trabajadoras, en materia de protección de datos, específicamente aplicables en el trabajo a distancia.
  11. k) Instrucciones dictadas por la empresa, previa información a la representación legal de las personas trabajadoras, sobre seguridad de la información, específicamente aplicables en el trabajo a distancia.
  12. l) Duración del acuerdo de trabajo a distancia.

Derechos de los empleados

  1. Dotación suficiente y mantenimiento de medios, equipos y herramientas.
  2. Abono y compensación de gastos
  3. Horario flexible en los términos del acuerdo
  4. Registro horario adecuado.
  5. Protección en materia de seguridad y salud en el trabajo.
  6. A la intimidad y protección de datos.
  7. A la desconexión digital
  8. Al ejercicio de sus derechos de naturaleza colectiva.

Facultades de organización, dirección y control empresarial en el trabajo a distancia

Las personas trabajadoras, en el desarrollo del trabajo a distancia, deberán cumplir:

  1. Las instrucciones que haya establecido la empresa en el marco de la legislación sobre protección de datos.
  2. Las instrucciones sobre seguridad de la información específicamente fijadas por la empresa.
  3. Las condiciones e instrucciones de uso y conservación establecidas en la empresa en relación con los equipos o útiles informáticos.
  4. La empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales, incluida la utilización de medios telemáticos.

 

Puedes leer esta y otras noticias de la asesoría en nuestro blog sobre noticias económicas.