TRATAMIENTO QUE DEBE RECIBIR LA CERVEZA CON UN GRADO ALCOHÓLICO VOLUMÉTRICO ADQUIRIDO (GAVA) NO SUPERIOR AL 5% VOL. Y LA CERVEZA ELABORADA EN LA DECLARACIÓN DE OPERACIONES DE FÁBRICAS Y DEPÓSITOS FISCALES DE CERVEZA (MODELO 558) APROBADO POR LA ORDEN 3482/2007, DE 20 DE NOVIEMBRE.

1.- Como consecuencia de las operaciones de desalcoholización de la cerveza, reguladas en el artículo 56.bis del Real Decreto 1165/1995, de 7 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de los Impuestos Especiales, en adelante RIE, se están produciendo desfases entre las primeras materias utilizadas en las fábricas de cerveza y las cervezas elaboradas en las misma, al no tener en cuenta, entre estas últimas, aquellas que tengan una graduación no superior a 0,5% vol.

El control sobre las primeras materias, resulta fundamental, tal y como resulta del artículo 15.6 de la Ley 38/1992, de 28 de diciembre, de Impuestos Especiales, en adelante LIE, al disponer que “las diferencias en menos, tanto en primeras materias como en productos acabados, que excedan de los porcentajes que reglamentariamente se establezcan, que resulten en las fábricas y depósitos fiscales, tendrán la consideración, salvo prueba en contario, de productos fabricados y salidos de fábrica o depósito fiscal, o autoconsumidos en dichos establecimientos”.

Si bien es cierto que la cerveza con un GAVA no superior al 5% vol. no está incluida en el ámbito objetivo del Impuesto sobre la Cerveza, conforme a lo dispuesto en el artículo 24 de la LIE, el artículo 58.3 del RIE dispone que “a los solos efectos de complementar el control de la utilización de primeras materias y de la fabricación de cerveza, lo dispuesto en los artículos 59, 60 y 61 de este Reglamento será aplicable a la fabricación de la bebida llamada <cerveza sin alcohol> a aquella bebida de un grado alcohólico volumétrico adquirido no superior a 0,5% vol. que presente los demás caracteres de cerveza de malta y que se clasifique en el código NC 2202”.

El Reglamento regula, en su artículo 59, dentro de las obligaciones específicas de los fabricantes de cerveza, el destino de las primeras materias entradas en fábrica y cargadas en el correspondiente libro, en su artículo 60, dentro de la contabilidad reglamentaria de las fábricas de cerveza, cual es el procedimiento para contabilizar los movimientos de primeras materias y, finalmente, en su artículo 61, dentro de los porcentajes de pérdidas admisibles en las fábricas de cerveza, los porcentajes que corresponden a las primeras materias.

En conclusión, con el fin de poder llevar a cabo de forma adecuada el preceptivo control de las primeras materias primas utilizadas en las fábricas de cerveza, resulta imprescindible tener información de los movimientos de la cerveza con un GAVA no superior al 5% vol. habido en las mismas.

2.- En cuanto a los movimientos de cerveza elaborada declarados en el modelo 558, se constatan discrepancias a la hora de cumplimentar el referido modelo. Algunos solo consideran cerveza elaborada la que ya se encuentra envasada y dispuesta para su comercialización, en tanto que otros consideran cerveza elaborada la que se encuentra almacenada a granel y pendiente de envasar.

Por idénticas razones que las señaladas en el punto primero, es decir, para el oportuno control de las primeras materias utilizadas en una fábrica de cerveza, los datos que deben consignarse en el modelo 558, relativos al movimiento de cerveza, deben incluir toda la cerveza elaborada existente en el establecimiento y todas las entradas y salidas de cerveza que se produzcan, con indiferencia de si la cerveza se encuentra a granel o ya embotellada o de otro modo envasada y dispuesta para su distribución.

 

Alberto Diez Gutiérrez

Departamento Impuestos Especiales

AlcosAgemes